Aplicación de la terapia de la orina

Si me encuentro bien, ¿tiene sentido para mí la terapia de orina?

Tiene mucho sentido. El fundador de la Terapia de Orina, John Armstrong, concibió su terapia precisamente para el mantenimiento de la salud, no sólo para tratamiento de la enfermedad.
Cabe hablar, por tanto, de una terapia de orina de mantenimiento de la salud, de baja intensidad, y de una terapia de orina de sanación, de gran intensidad para tratamiento de enfermedades. En todo caso, la terapia a seguir será exactamente la misma:
1) Ingestión de la propia orina;
2) Aplicación de friegas y compresas de orina sobre la piel;
y 3) Ayunos de orina y agua en combinación con friegas de orina.

Recipientes para almacenamiento y uso de la orina

Una persona normal produce de uno a dos litros de orina diarios. Por lo tanto no vamos a tener escasez de producto.
Como recipientes de uso, nos bastarán 2 botellas de 1 litro y 1 vaso de cristal. Debemos también adquirir un vaso plegable al objeto de llevarlo siempre con nosotros y así poder ingerir nuestra orina con total discreción (yendo al baño por ejemplo) donde quiera que nos encontremos.
Una de las botellas la reservaremos para “orina vieja”, orina de preferencia para las friegas. La orina podemos considerarla “orina vieja” a partir de haber estado almacenada en una de las botellas de que disponemos 3 o 4 días. No hay inconveniente, al contrario, en utilizar orina de más días, incluso después trascurrido más de un mes.
La orina vieja huele a amoniaco, debido a que la fermentación de la orina trasforma la urea en amoniaco.
Las friegas de orina, no son “baños de orina”. La cosa es más sencilla. Con poco más de un vaso de orina es suficiente para llevar a cabo una frotación de orina de cuerpo entero.

Tomando orina por primera vez

Cuando trato de acordarme de la primera vez que probé a tomar orina me cuesta creer que fuera un “mal trago”. Creo recordar que tuve que armarme de valor, pensarlo dos veces, cerrar los ojos y probar a beber un poco de un tirón.
Bueno, ¡la cosa no fue para tanto! Y es que pasada la primera impresión pronto nos acostumbramos al sabor de la orina, y nos llega a saber muy bien. El sabor y olor de la orina varía mucho incluso en un mismo día, conforme a la comida que hayamos hecho previamente a ingerirla.
Tras una comida abundante, rica en proteínas: a base de carne, pescado, huevos y queso, el sabor de la orina podrá ser, si no estamos acostumbrados, desagradable y amargo.
La primera vez que tomemos orina es recomendable hacerlo pasadas 2 o 3 horas tras una comida o desayuno ligeros. En tal caso, la orina no tendrá a penas sabor alguno.

Friegas de orina sobre la piel

Las friegas o frotaciones de orina consisten en frotar con orina nuestra piel. Frotaciones que se efectúan, bien por TODO el cuerpo, bien por PARTE del mismo, según la intensidad del tratamiento prescrito (auto-prescrito, generalmente).
La piel es un órgano vivo que lo absorbe todo. Las friegas, por tanto, tienen por objeto el que los componentes de la orina penetren a través de la piel al interior de nuestro organismo.

¡Atención! Las friegas no son masajes

En la Terapia de Orina nos damos friegas, no masajes. Las friegas tienen por objeto facilitar el que la orina sea absorbida por la piel. Los masajes tienen objetos variados y distintos.
PARA EFECTUAR LAS FRIEGAS verter un poco de orina en el hueco de la mano y aplicarla a modo de crema.
LAS FRIEGAS SE DAN CON ENERGÍA (pero evitando dañar las venas que sobresalgan).
Las friegas de orina se aplican frotando enérgicamente la piel con la palma desnuda de la mano hasta que la orina se seque completamente, lo que ocurrirá en 3 o 4 minutos.

Cómo darse las friegas

Nos situamos sobre la bañera o plato de ducha para aplicar las friegas. Las friegas se van dando por pequeñas zonas del cuerpo, zona por zona, sin pasar a la zona siguiente hasta que no esté completamente seca la zona que estábamos aplicando.
Podemos empezar por aplicar la orina poco a poco subiendo por cada pierna, seguir por los brazos, tronco, cuello, cara y cabeza.

Evitar darse en los ojos orina vieja

No he visto ningún tratado que advierta de que hay que tener cuidado con los ojos al aplicarse la terapia de orina, ya que la concentración de amoniaco en la orina vieja es demasiado alta para los ojos, lo que sin duda podría dañarlos. Por el contrario, dicha concentración de amoniaco en la orina vieja hace que esta sea más efectiva que la orina fresca para uso externo
Incluso con la orina fresca hay que tener cuidado al aplicar o lavarse con ella los ojos. Puede ser beneficiosa para los ojos aplicada puntualmente, pero no debe hacerse con frecuencia.
UNA VEZ COMPLETADA LAS FRIEGAS y estar completamente secos podemos optar bien por ducharnos o bien por vestirnos sin necesidad de que nos duchemos, dado que la orina una vez absorbida por la piel o seca sobre la misma, no da ningún olor.
Caso de no ducharnos de cuerpo entero tras las friegas, es recomendable lavarse el pelo (solo con agua), dado que el pelo mojado con orina tarda en secarse.
Tras las friegas de orina, no haría falta champú para el pelo, basta con agua, dado que la orina actúa como el mejor de los champús. Además, notareis enseguida los beneficiosos efectos de de la orina sobre vuestro pelo. Regenera el cabello, adquiere lustre, se erradican de modo casi instantáneo los problemas más comunes del cabello y cuero cabelludo, tales como la caspa o la caída del pelo. El efecto más sorprendente es que algunas canas desaparecen y el pelo sale negro o con su color natural.

Compresas de orina

Las compresas de orina consisten en la aplicación de paños empapados en orina y mantenidos húmedos añadiéndoles más orina.

Las compresas de orina están indicadas cuando no sea posible dar friegas sobre determinadas partes del cuerpo. Así en modo alguno se darán friegas sobre tumores, llagas, forúnculos, quemaduras, heridas, bultos, hinchazones, varices o cualquier alteración visible que sobresalga en la piel.

Como complemento de las friegas de orina se pueden aplicar compresas sobre diferentes partes del cuerpo en las que se localice enfermedad, dolor o malestar. Por ejemplo, sobre el cuello en caso de catarros, o en el bajo vientre, en caso de pertinaz colitis o estreñimiento, y en la cabeza, ante un persistente dolor.

Ayunos de orina y agua en combinación con las friegas de orina

El núcleo fundamental de la terapia de orina es precisamente el ayuno. Pero no se trata de un ayuno cualquiera, se trata de un ayuno a base de orina y agua, Y SIEMPRE en combinación con friegas de orina de cuerpo entero.
Armstrong preconizaba ayunos rigurosos de orina y agua combinados con friegas de orina, de hasta más de mes y medio de duración, si bien hace constar curaciones de graves enfermedades al cabo de breves ayunos de 3 o 4 días.
Todo tipo de ayuno bien realizado es normalmente beneficioso para la salud, pero ni está exento de peligros ni es algo para todos. Algunas personas sencillamente no soportan el ayuno, mientras que para otras está médicamente contraindicado.
Por lo tanto debemos introducirnos en el ayuno con suma cautela y asesorados por un médico o terapeuta.
Ante una grave enfermedad, si pensamos que podemos soportar el ayuno estricto de orina y agua de inmediato, mejor que mejor. Podemos empezar por hacerlo con una duración de entre 4 a 7 días. Ayuno, claro está combinado con friegas de orina por todo el cuerpo.

Ayunos modificados de orina: dieta ligera de sopa o caldo
Dieta a seguir si no podemos seguir un ayuno estricto de orina y agua

Si por alguna razón no podemos seguir un ayuno estricto de orina y agua, estoy de acuerdo con algunos autores que recomiendan comenzar con un ayuno modificado de orina y agua.
Por tanto, podemos complementar el ayuno normal de orina (que siempre incluirá el frotado de orina como parte esencial del mismo) con una dieta ligera a base de sopas y / o caldos de verduras.
Si está disponible, recomiendo encarecidamente el repollo como verdura. Según fuentes greco-romanas tradicionales, el repollo supera a todas las demás verduras como alimento saludable.
Por sopa de verduras me refiero al plato clásico (no necesariamente vegetariano), en su mayoría líquido, pero que puede considerarse comida sólida. Al tomar la sopa recomiendo simplemente comer el repollo.
Por caldo (alternativo a la sopa, o combinado con la sopa) me refiero a una «bebida», es decir, un líquido sabroso hecho de agua en el que se han cocido a fuego lento huesos, carne o verduras.
Resumiendo lo anterior, abogo por una dieta reconstituyente ligera para complementar y modificar los ayunos de la terapia de orina cuando sea necesario.

 

No recomiendo los zumos de frutas como complemento al ayuno

Particularmente yo no recomiendo los zumos de frutas, pues aunque puedan ser “naturales” contienen una cantidad de azúcares que no nos conviene poner en el torrente sanguíneo, obligando al páncreas a un sobre trabajo.

Recapitulando: ¿en que consiste la terapia de orina?

La Terapia de Orina consiste en realizar al mismo tiempo y en combinación las siguientes prácticas:
1.- BEBER NUESTRA ORINA. A largo de un día, dependiendo del líquido que ingiramos producimos de uno a dos litros de orina. Y dependiendo de la intensidad del tratamiento podemos beber desde un vaso de orina al día a toda la orina que produzcamos (o al menos las ¾ partes).
Para el tratamiento completo de la terapia de orina se recomienda beber toda la orina que produzcamos durante 24 horas. Sin embargo, puede ser recomendable, en ocasiones, abstenerse de ingerir orina pasadas las 9 de la noche, para que podamos descansar adecuadamente, para no tener que levantarnos por la noche al baño.
2.- FRIEGAS DE ORINA (en la terapia completa en enfermedades graves). Una o dos friegas diarias de orina, de cuerpo entero: de los pies a la cabeza, a lo largo de 30 días. Darse friegas por todo el cuerpo no es bañarse en orina. Para darse una friega de todo el cuerpo basta uno o dos vasos de orina. Se aplica la orina de modo similar a como se aplicaría una crema. Al objeto de no ensuciar la casa, podemos hacer las friegas de pie, sobre la bañera o plato de ducha. Una friega de orina de todo el cuerpo y hasta que quedemos completamente secos, lleva un tiempo de una hora aproximadamente.
3.- AYUNOS DE ORINA Y AGUA COMBINADOS CON FRIEGAS.

Duración de una terapia de orina

TERAPIA DE SANACIÓN. La terapia de orina aplicada de forma intensa y rigurosa, puede durar desde una semana a un mes, tras lo cual se continua con una terapia de mantenimiento.
TERAPIA DE MANTENIMIENTO. La terapia de mantenimiento, puede y debe durar toda la vida como el respirar, comer, o beber. La terapia de mantenimiento consiste en:
1.- Ingerir todos los días orina, desde unas simples gotas (acción homeopática de lo que hablaremos en otro apartado) a un vaso de orina, cantidades más que suficientes para un óptimo resultado.
También podemos incluir el ingerir o SORBER A DIARIO ORINA A TRAVÉS DE LA NARIZ, lo que nos despejará las vías respiratorias y supondrá un muy beneficioso contacto de la orina con la mucosa de la nariz.
Adicionalmente a beber orina diariamente, conviene hacer breves ayunos combinados con friegas de vez en cuando, de cuerpo entero o parcial.

Las friegas no hace falta que sean de cuerpo entero. Pueden hacerse friegas parciales de piernas, brazos, tronco, cabeza y cara. Las simples friegas de cara de vez en cuando pueden ser suficientes para mantener la absorción de la orina a través de la piel y son fáciles de llevar a cabo.

Las friegas parciales pueden tener a la larga los mismos efectos o mayores, sin se hacen con la suficiente frecuencia, que las friegas de cuerpo entero, pues de lo que se trata es de que la orina sea absorbida por la piel, siendo indiferente porque parte del cuerpo se haga.

APLICACIÓN DE COMPRESAS en partes determinadas del cuerpo, cuando se busca un efecto especial, así como aplicación de compresas sobre tumores o llagas superficiales de la piel que en modo alguno deben ser frotadas.
En cuanto a la cantidad de orina a beber a diario para el mantenimiento de la salud, mi recomendación es la reflejada arriba, de unas gotas a un vaso. Ahora bien, no hay límites para la cantidad de orina que podemos beber a diario. De hecho el fundador de la terapia de orina, Armstrong, una vez que se curó de la tuberculosis que padecía, mantuvo una terapia de mantenimiento que incluía beber a diario toda la orina producida por su cuerpo.

Reconstrucción de órganos y tejidos por la orina

La Terapia de la Orina consiste en esencia en reincorporar a nuestro organismo los elementos vitales contenidos en la orina, y que son aportados a nuestro cuerpo por la orina a través de la boca y de la piel.
Dichos elementos vitales, a modo de ladrillos de construcción van a poder ser utilizados, y reorganizados por nuestro organismo para suplir carencias, reconstruir y regenerar a tejidos y órganos afectados por la enfermedad o deteriorados y gastados por el metabolismo normal.
De hecho nuestro organismo está en constante proceso de reconstrucción de sus tejidos y órganos, ya que órganos y tejidos sufren desgaste en los procesos metabólicos normales.
Desgaste de tejidos y órganos que se acentúa ante cualquier enfermedad.
ADVERTENCIA: los ayunos de orina sin frotar pueden causar algunos problemas menores o reacciones no deseadas, como palpitaciones del corazón, por falta de nutrición suficiente de órganos y tejidos. Los frotamientos de orina hacen que los componentes de la orina se absorban inalterados a través de la piel, sin pasar por el sistema digestivo, complementando los componentes aportados por la orina por vía oral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *